Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web Saber más

Acepto

Transmitamos cada día con alegría, el regalo que es vivir.

En su cuarto aniversario de muerte, recordamos hoy a María de Villota, expiloto de fórmula 1 que sufrió un fatídico accidente de coche mientras realizaba un test de aerodinámica en el circuito de Duxford de cara al Gran Premio de Silverstone.

María sufrió varias operaciones tras el choque y una larga recuperación que tuvo como principal consecuencia un nuevo renacer de la expiloto. Ella misma lo decía en su libro cuando afirmaba que, tras haber vivido como si su cuerpo fuese un coche de competición y su vida una carrera planeada con estrategia de Fórmula 1, este accidente le hizo ver y vivir la vida de otro modo. De repente, descubrí que el secreto es sentir cada latido como el primero y vivir más despierto, más alegre, con más sentido, más consciente. 

María lo recoge en su libro y hoy nos hacemos eco de ello. La vida es un regalo y lo bonito de esto es poder compartirlo. Los triunfos son muy gratificantes. Pero si los vives solo, no valen nada.

Hoy queremos recordar a la deportista, a la luchadora, a la persona que se enfrentó a la adversidad y se esforzó por ser mejor…pero también recordamos a la María solidaria, a la que renació, la que puso en marcha una fundación para ayudar a un colectivo de niños con enfermedades neuromusculares mitocondriales.

María de Villota, paró el tiempo y descubrió que veía más con un solo ojo.

¡Gracias por tu legado!.

Etiquetas: General, deporte, 2017, escuela deportiva